Feeds:
Posts
Comments

QUEJAS

 EL ARRENTIMIENTO DEL ENAMORAMIENTO

AUTORA: Dolores Veintimilla de Galindo.

    

DATOS BIBLIOGRAFICOS.

Dolores Ventimilla de Galindo nacio en QUITO en 1892, en el seno de una familia muy culta. Recibio la mejor educacion que una mujer podia alcanzar en esa epoca. Contrae matriminio a los 18 años con SIXTO GALINDO, medico colombiano. Residio en Guayaquil y Cuenca. Dolores Veintimilla fue victima del abandono de su esposo y de los ataques y duras critica de Fray Vicente Solano como de otros escritores cuencanos que le amargaron su vida por la defensa del Indigena Triburcio Lucero, condenado a Muerte. Su vida termino cuando apenas contaba con 27 años de edad. Antes de tomar la fatal determinacion habia escrtito esta nota dirigida a su madre:

“MAMACITA ADORADA”

ORIGENES: El Romanticismo es un movimiento cultural, que surge en ALEMANIA en XVIII y se ençxtiende a toda EUROPA Y AMERICA.

El amor como tematica preferisda fue una caracteristica del Romanticismo Ecuatoriano que aparece presidio por la Quiteña DOLORES VEINTIMILLA DE GALINDO, seguida por JUAN LEON MERA, JULIO ZALDUMBIDE y POMPIDIO LLONA.

OBRA: Su produccion literaria fue reducida: apenas nueve composiciones poeticas y tres escritores en prosa. Sin embargo, sus poemas constan en antologias Ecuatorianas e Hispanas por su alta calidad artistica; entre ellos destacan: “QUEJAS”, “SUFRIMIENTOS”, “ASPIRACION”, “DESENCANTO”, “ANHELOS”, ” A MIS ENEMIGOS”.

ESTRUCTURA.

El poema “QUEJAS” esta constitudo por 32 versos destribuidos en 4 estrofas; estas reciben el nombre de Octava Italiana.

¡Y amarle pude! Al sol de la existencia
se abría apenas soñadora el alma…
Perdió mi pobre corazón su calma
desde el fatal instante en que le hallé.
Sus palabras sonaron en mi oído
como música blanda y deliciosa;
subió a mi rostro el tinte de la rosa;
como l ahoja en el árbol vacilé.

Su imagen en el sueño me acosaba
siempre halagüeña, siempre enamorada;
mil veces sorprendiste, madre amada,
en mi boca un suspiro abrasador;
y era él quien lo arrancaba de mi pecho;
él, la fascinación de mis sentidos;
él, ideal de mis sueños más queridos;
él, mi primero, mi ferviente amor.

Sin él, para mí el campo placentero
en vez de flores me obsequiaba abrojos;
sin él eran sombríos a mis ojos
del sol los rayos en el mes de abril.
Vivía de su vida apasionada;
era el centro de mi alma el amor suyo;
era mi aspiración, era mi orgullo…
¿Por qué tan presto me olvidaba el vil?

No es mío ya su amor, que a otra prefiere.
Sus caricias son frías como el hielo;
es mentira su fe, finge desvelo…
Mas no me engañará con su ficción…
¡Y amarle pude, delirante, loca!
¡No, mi altivez no sufre su maltrato!
Y si a olvidar no alcanzas al ingrato,
¡te arrancaré del pecho, corazón!

CONTENIDO

Dolores Veintimilla  inicia su poema expresando el arrepntimiento de su ENAMORAMIENTO. Señala que se dio cuando apenas su alma juvenil se abria a la vida. Que las palabras de él fueron para ella una “MUSICA BLANDA Y DELICIOSA”.

En la segunda estrofa expresa como ve a su amado en sus sueños, lo indealiza, lo considera, ademas,  su primero y mas ferviente AMOR.

En la penultima estrofa la poetisa declara el profundo amor, y como se su vida depende de esta pasion. Ademas, vivia prisionera de ese AMOR. Termina preguntandose el porque del olvido.

En la cuarta y ultima estrfa resume las Quejas, expresa la terrible frustacion del engaño. Y confiesa su arrepentimiento por haber sido ingenua y sincera. Finalmente manifiesta que su orgullo no puede ser oferndido y que sino alcanza a olvidar al ingrato, preferiria a la Muerte “ACTITUD TIPICA DEL ROMANTICISMO”.

Keila Zamora C.

Advertisements

En la época de la literatura hispanoamericana muchas mujeres ocultaban su talento bajo el convento, porque no les quedaba de otra más que refugiarse ahí para poder hacer lo que mas les gustaba que era escribir y también tener la capacidad de manifestarse con sus escritos.

Al no elegir la opción del convento, debían casarse y dedicarse al los quehaceres del hogar.

Hernán Rodríguez Castelo, en su obra Sociedad y Literatura en la Audiencia de Quito, menciona la historia de mujeres que brillaron en el periodo Jesuítico:

Mariana y Juana de Jesús, fueron figura espiritual para la iglesia y Quito, pues la ciudad necesitaba de una santa y tomaban la historia de esta santita para que la gente se interesara por la literatura y encaminar a la gente por los caminos de la iglesia, la evangelización, conocida como hagiografía, método que los jesuitas oradores usaban para hablar de la vida de los santos.

Catalina de Jesús, santa muy conocida porque ella decía que Dios le había dado ese don de escribir y según ella él le pidió que escribiese prometiéndole que al terminar el libro la llevaría a la vida eterna junto con él.

De este don salió una de las obras fundamentales de la prosa quiteña de espiritualidad del periodo hispánico “Secretos entre el alma y Dios”. Aquí la monja habla  de su vida espiritual.

Otra muy conocida monja  fue Sor Juana de la Cruz, una mujer que no quería el matrimonio que interesada por las cuestiones intelectuales tuvo que ingresar en el convento para poder escribir, aunque lo tuvo que hacer de manera muy limitada de igual manera tuvo una larga producción, entre ellas esta: El sueño, los empeños de una casa, el divino narciso, compuso romances, liras, silvas, villancicos y poesías.

Alicia Yánez Cossio es autora de la obra que la llevó a ser una de las más destacadas de la literatura ecuatoriana “Bruna, soroche y los tíos”, ella como muchas otras estudio en el convento pero luego se casó y tuvo que dedicarse al cuidado de su familia y casi no tenía tiempo para poder escribir, pero sin embargo se las ingeniaba para hacerlo en sus tiempos libros.

Fue narradora, poeta y periodista, la obra antes mencionada destacó por ser sus personajes principales solo mujeres en lucha de la religión y moral, la costumbre de entonces que hacía que ellas carezcan de una identidad.

Autora: Karen Gilces

Fuente: Hernan Rodriguez Castelo, Sociedad y literatura en la Audiencia de Quito.

AUTORA: Gabriela Paladines

Sin lugar a duda el estudiar acerca de la literatura e historia ecuatoriana y el haber trabajado ciertos temas cómo el célebre Grupo de Guayaquil nos abre puerta para  querer estudiar a uno de los hombres que se caracterizó por el realismo y un fuerte lazo con la historia de su país.

Él es Alfredo Pareja Diezcanseco nacido en Guayaquil en 1908, hijo de Fernando Pareja y Pareja y de Amalia Diez-Canseco y Coloma.

Pareja salió de un hogar conservador que disipó su fortuna económica. Entre sus motivos parece que se inclinó a la generación “socialista” en Ecuador. Vivía a través de la conmoción política considerable en la década de 1920.

En esa época llegó a la conclusión de que la salvación de su país estaba en el lado izquierdo del área política. No obstante, él negó, ser de izquierdas e insistió en que no tenía deseo de utilizar el arte de escritor de ficción como instrumento de propaganda. Más bien, trató de manera simple y directa narrar las condiciones sociales que requerían reparación, denunciando al mismo tiempo la corrupción y la injusticia. Su primera novela, La casa de los locos(1929), sátira política ecuatoriana que ridiculizo a personajes políticos, tantos que la publicación se retrasó considerablemente. En este escrito se manifestó algo de influencia del literato y político mexicano, José Vasconcelos. La grande influencia en su vida y trabajo fueron los clásicos griegos, Honoré de Balzac, Dostoievski, Thomas Mann, Will Durant y Arnold Toynbee con el cual mantuvo correspondencia. Algunos críticos han detectado también la influencia de Freud, Ehrenburg, Gide y Proust.

Alfredo Pareja fue  parte de un impulso renovador de la literatura latinoamericana adyacente a Enrique Gil Gilbert, José de la Cuadra, Demetrio Aguilera Malta y Ángel Felicísimo Rojas.

Entre sus obras las que más me impactó fue Baldomera, también evocada como“la tragedia del cholo americano”, fue publicada en 1938 y debe su título al nombre de la protagonista, el mismo que significa “famosa por su audacia” y donde se aprecia perfectamente la forma de ser de este personaje.

Los personajes de esta obra son de tinte picaresco y anti-heroico; mediante los cuales nos explican  la realidad en la que viven las personas pobres en el Guayaquil de antaño.

Con diálogos y cantos maliciosos van llegando los nuevos personajes del pueblo ecuatoriano, sobre todo los negros de Guayaquil.

Indudablemente, Pareja laboró en proyectos educativos después de la segunda Guerra Mundial con el Presidente Galo Plaza Lasso. Fue el primer canciller del gobierno de Jaime Roldos al regreso a la democracia en 1979.

En su jubilación, este autor se dedicó  a la investigación histórica. Murió en Quito el 1 de mayo de 1993.

Escrita por: Jorge Velasco Mackenzie.


Jorge Velasco Mackenzie, nace en Guayaquil en 1949. Uno de los narradores más prolíficos e  importantes   de Guayaquil y del país.  Ha ejercido la docencia universitaria y el periodismo cultural por varios años.  Ha publicado, diversos libros de cuentos: De Vuelta al Paraís(1975), Como gato en tempestad (1977), Raymundo y la creación del mundo (1979), Tambores que suenan así (1981).

En novela ha publicado: El rincón de los justos (1983), el mismo q fue premiado por la Sociedad Ecuatoriana de Escritores.  En 1985 el Grupo de Guayaquil le concedió el Premio Nacional de Novela por su obra Tambores para una canción perdida.  En nombre de un amor imaginario (1996), ganó el Primer Premio IV Bienal Ecuatoriana de Novela.  Su última novela: Río de Sombras (2003), ha tenido circulación internacional.

Algunas de estas obras han sido adaptadas al teatro.  Ha participado en antologías traducida al inglés,    italiano y alemán.

La historia narrada gira alrededor de migrantes llegados a los Estados Unidos de América, mismos que al llegar a ese país lejano se encuentran con muchas dificultades y los que corren con más suerte pueden acomodarse de alguna manera, existiendo aquellos que se hacen pasar por personajes nobles, así el cuento gira sobre el personaje el Marques, que no es otra persona que un migrante Guayaquileño, de familia adinerada pero que por buscar su independencia fue a buscar riqueza en otro país, haciéndose pasar por un noble de alta cuna Española, quien no era más que un simple pobre migrante caminando en un país ajeno a nuestras realidades y costumbres , el mismo que con el pasar del tiempo conoce a su gran amor y sus amigos íntimos, mismos que al igual que él son migrantes ecuatorianos que extrañan la tierra donde nacieron.

El titulo del cuento se vuelve sugestivo a raíz que la trama va avanzando “La mejor edad para morir”.  Debido a que el personaje central El Marques desaparece sin dejar rastro alguno, solo una carta que debería ser leída por sus amigos una vez que sepan que él fue hallado en algún lugar de la gran ciudad de Nueva York.

En el lecho de piedras bajo

El puente Washington

Las aguas del río

No alcanza su cara

Solo su cuerpo elegantemente desnudo del

Marqués

Con los ojos vacíos

Como perlas blancas

Envueltas en el agua mala.

Lo que reflejaba la carta escrita en son de poema era que el Marques el personaje central había escrito su propio suicidio haciendo parecer un robo o un azar del destino que lo dejo caer al rio, llegando así al fin en donde la mejor edad para morir es cuando se siente la soledad en cuerpo y alma.

“Hola soledad

Cómo extraño tu presencia

Te saluda un viejo amigo

Ven que vamos a charlar”

Canción popular.

  • Gabriela Benítez Puebla.

  

 

El Romanticismo literario es el movimiento que dominó la literatura en Europa desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX.Se caracteriza por su entrega a la imaginación y la subjetividad,su libertad de pensamiento y expresión y su idealización de la naturaleza .El romanticismo fue, pues, un estilo de vida cuyos rasgos más característicos son los siguientes:la imaginación y la sensibilidad serán bandera frente a la razón y la intelectualidad; el ansia de libertad se manifiesta en contra de todas las formas impuestas que coartan en el individuo la propia esencia de sí mismo; el instinto y la pasión conducen al ser humano a un entusiasmo exagerado o a un profundo pesimismo.En el caso de conducir al hombre al sentimiento pesimista, provoca en el romántico la huida que se puede plasmar en dos vías distintas: la de los viajes o la de los suicidios.

El término romántico se empleó por primera vez en Inglaterra en el siglo XVII con el significado original de `semejante al romance´, con el fin de denigrar los elementos fantásticos de la novela de caballerías muy en boga en la época.

Hacia mediados del siglo XIX, el romanticismo comenzó a dejar paso a nuevos movimientos literarios :los parnasianos y el simbolísmo en la poesía y el realismo y el naturalismo en la prosa, pero siguió cultivándose en Europa y América con gran éxito de lectores.

La corriente de arte y pensamiento dominante entre las élites en la segunda mitad del siglo XIX fue el Romanticismo, que apuntaba al desarrollo de los placeres íntimos, del teatro y las bellas artes, de las tertulias y veladas literarias. Los jóvenes se dedicaban a leer poesía y a escribir pensamientos. La afirmación de la libertad y la creatividad personales frente a las convenciones permitieron el desarrollo de la subjetividad femenina que pudo dar más rienda suelta a sus emociones, lo cual estaba mal visto por algunos clérigos, para quienes la literatura y la poesía rompían un orden en el que la mujer cumplía un rol doméstico.

 
 
Historia en el Ecuador

La literatura colonial ecuatoriana está vinculada a los conventos: Lorenzo de Cepeda destacó como versificador en una obra que se extiende entre 1552 y 1567. El estilo gongorino arraigó durante el s. XVII en Jacinto de Evia, compilador de lírica colonial y el jesuita A. Bastidas. En el s. XVIII, con intereses propios de la Ilustración, sobresale la figura de Eugenio de Santa Cruz y Espejo, fundador del primer periódico ecuatoriano (Primicias de la cultura de Quito). El romanticismo exaltó la naturaleza y los ideales de libertad (J. J. Olmedo, 1780-1847: Canto a Vilar, 1825; Al general Flores, vencedor de Miñarica, 1835). La novela de Juan León Mera, Cumandá, 1879, introdujo en parte la temática indigenista. Antes del arraigo modernista, el parnasianismo aportó un talante formalmente renovador (César Borja y R. Crespo Toval).

 

Ana María Taipe

Juan León Mera

Nació en Ambato el 28 de junio de 1832 y falleció en esta ciudad el 13 de diciembre de 1894. Su padre, Pedro Antonio Mera Gómez era comerciante, y su madre Josefa Martínez Vásconez, crió sola a su hijo, debido a que su esposo la abandonó durante su embarazo. Su infancia fue humilde, y en sus primeros años de vida residió en la finca Los Molinos, ubicada en Ambato, cerca del sector de Atocha. Para poder sostener a la familia, su abuela materna alquilaba esta finca a su hermano Pablo Vásconez, que era un activista político que luchaba contra las políticas de Juan José Flores. Recibió su educación en el hogar, la cual estuvo en gran medida a cargo de su tío abuelo, al igual que de su tío el doctor Nicolás Martínez. A los 20 años de edad, viajó a Quito para recibir clases de pintura con el afamado artista pictórico Antonio Salas, donde aprendió el manejo del óleo y las acuarelas. A los 33 años de edad él junto con Antonio Neumane crearon el himno nacional de la república del Ecuador.

 Incursión en la literatura

En el año de 1854, se publicaron sus primeros versos de poesía en el periódico La Democracia, con la ayuda del escritor Miguel Riofrío. Fundó la academia ecuatoriana de la lengua en 1874 y fue miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

Es considerado uno de los precursores de la novela ecuatoriana por su famosa novela Cumandá publicada en Quito en el año 1879, y luego en Madrid, en 1891. Esta novela ha sido utilizada por Luis H. Salgado (1903-1977), Pedro Pablo Traversari Salazar (1874-1956) y Sixto María Durán Cárdenas (1875-1947), compositores ecuatorianos del siglo XX para escribir cada uno una ópera.

 

Carrera política

Además de escritor y pintor fue también político conservador, y seguidor de Gabriel García Moreno. Fue gobernador de la provincia de Cotopaxi, secretario del Consejo de Estado, senador, presidente de la Cámara del Senado y del Congreso Nacional.

En la actualidad se puede visitar la casa-museo “La quinta de Juan León Mera”, en la ciudad de Ambato, antigua residencia del escritor y donde se exhiben sus pertenencias.

Himno Nacional del Ecuador

¡Salve, oh Patria, mil veces! ¡Oh Patria!
¡gloria a ti!
¡gloria a ti!
Ya tu pecho, tu pecho rebosa,
gozo y paz, ya tu pecho rebosa,
y tu frente, tu frente radiosa
más que el sol contemplamos lucir,
y tu frente, tu frente radiosa
más que el sol contemplamos lucir.

Los primeros los hijos del suelo
que, soberbio, el Pichincha decora
te aclamaron por siempre señora
y vertieron su sangre por ti.
Dios miró y aceptó el holocausto,
y esa sangre fue germen fecundo
de otros héroes que, atónito el mundo
vio en tu torno a millares surgir,
a millares surgir,
a millares surgir.

¡Salve, oh Patria, mil veces! ¡Oh Patria!
¡gloria a ti!
¡gloria a ti!
Ya tu pecho, tu pecho rebosa,
gozo y paz, ya tu pecho rebosa,
y tu frente, tu frente radiosa
más que el sol contemplamos lucir,
y tu frente, tu frente radiosa
más que el sol contemplamos lucir.

 

El Himno Nacional del Ecuador es una de las obras más representativas de Juan León Mera.

Ana María Taipe.

 

 

Escrito por: José de la Cuadra.


Retrato de José de la cuadra 1903-1941.

José de la Cuadra. Fue un abogado y escritor Guayaquileño nació en el año de 1903 y falleció en 1941. Presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios y uno de los primeros militantes del partido Socialista, durante su vida profesional ocupo valiosos cargos públicos dentro como fuera del Ecuador, se desempeño además como profesor secundario y universitario. Perteneció a la generación de escritores que rescató para la literatura la vida de los habitantes de la costa ecuatoriana a quienes en un ensayo sociológico, llamó El montubio ecuatoriano, de entre sus novelas y cuentos podemos extraer: El amor que dormía (1930); Repisas (1931); Banda de Pueblo y la Tigra (1932); Doce siluetas y los Sangurimas (1934); El montubio ecuatoriano (1937); entre otras.

Esta novela montubia de José de la Cuadra, es una obra precursora de las novelas esenciales latinoamericanas como lo son Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo y Cien años de soledad (1967) de Gabriel García Márquez, esta clásica y breve obra es el trazo de una saga familiar que nos lleva a un espacio mítico de la costa ecuatoriana.

Los Sangurimas basa su historia en La Hondura pueblo de la Costa Ecuatoriana en donde las creencias populares son latentes, y gira alrededor de Nicasio Sangurima patriarca de una familia de personas malas cuya autoridad omnipotente nadie se atrevía a discutir, lo cual se puede traducir a términos actuales como una mafia del mal,  en donde la única ley que podían aplicar era la de ellos mismos.

En la Hondura como en la totalidad de caseríos y pueblos del Ecuador los festejos son variados y seguidos por fiestas y licor, lo cual casi siempre generaba riñas entre los habitantes habiendo así heridos y hasta muertos, de la misma forma los amoríos eran cuento de todos los días.

Otro momento sorpresivo de la novela es cuando los nietos del Viejo Sangurima conformados por Las tres Marías (María Mercedes, María Victoria y María Julia), chicas llegadas al caserío luego de haber terminado sus estudios secundarios en la ciudad y por otro lado Los Rugeles conformados por los hijos del Coronel Sangurima (Pedro, Manuel y facundo), todos nietos de Nicasio Sangurima y quienes eran el más vivo ejemplo del viejo Nicasio, principalmente en las andanzas del crimen y cuatrería, el viejo Nicasio nunca estuvo de acuerdo con esta relación ya que el sabia del comportamiento de ambos grupos y siempre pensó que los Rugeles las iban a dañar moralmente, y eso fue lo que sucedió, debido a que Los Rugeles querían contraer matrimonio con las Tres Marías, para lo cual el padre de ellas no accedió dándose así el rapto de una de ellas que más tarde aparecería muerta en los rincones más lejanos del caserío lo cual se asume la venganza por no haber podido contraer matrimonio con las Marías.

La novela termina cuando todas las atrocidades de los Sangurimas se dan a conocer en las ciudades principales de la costa, y visto el crimen horrendo que habían hecho en contra de María Victoria las autoridades enviaron a escuadrones de policías a La Hondura a tomar detenidos a los Rugeles los mismos que permanecían escondidos en la casa de Nicanor Sangurima, aquí se da un enfrentamiento y cruce de balas en donde al final fueron detenidos y encarcelados, mientras el viejo Sangurima lloraba por sus nietos, tal vez la única vez que el viejo lloro.

Elaborado por:

Gabriela Benítez P.